Día 3: La energía comunitaria del bien común

Por Juan José del Valle @kaidelvalle

Como comentamos anteriormente no es cierto que el cambio climático sea algo dificilísimo de solucionar, es tan sencillo como reducir paulatinamente y año a año el consumo de energía fósil y sustituirlo por energía renovable, eficiencia y ahorro. Si queremos hacerlo rápido la fotovoltaica es la tecnología que más velozmente se puede instalar. Pero además tendremos que sortear los impedimentos que nos pondrán las empresas energéticas del viejo modelo fósil y para ello habrá que hacer uso de energía comunitaria, además de renovable.

Aquí contamos 4 ejemplos de iniciativas reales de energía en manos de la ciudadanía, que están en marcha y pueden replicarse masivamente. Todas hacen uso de la llamada energía comunitaria, una energía que además de satisfacer las necesidades energéticas, aporta beneficios sociales y contribuye al denominado bien común. Si no promovemos proyectos de energía comunitaria, no será posible lograr mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2ºC. Si la gestión y las decisiones sobre energía no están en manos de la ciudadanía, empresas del oligopolio como Iberdrola buscarán su propio beneficio y nos llevarán irrevocablemente al escenario de los 6ºC de aumento de temperatura del planeta.

Autoconsumo desde 5€

SEO/Birdlife tenía un tejado vacío en su sede en Madrid hasta el pasado lunes, cuando en apenas unas horas se instalaron los 12 paneles fotovoltaicos que generarán el 10% de la energía que consume el edificio.

SEO/Birdlife podría haberse comprado directamente la instalación pero apostaron por abrir su instalación a la participación popular. El cambio de conciencia global llega más rápido cuando toda la sociedad participa. Por eso SEO/Birdlife decidió abrir un crowdfunding, una colecta a partir de la cual cualquier persona podía aportar desde 5€ en adelante para cofinanciar la instalación solar de autoconsumo. Unas semanas bastaron para que 200 personas decidieran apoyar el proyecto y juntas lograron reunir más de 7.000€ y un módulo.

Si SEO hubiera montado su instalación de forma individual ahora tendría sólo 1 planta fotovoltaica. Pero como la ha montado de forma participativa ahora tiene 1 planta fotovoltaica + 200 personas que se han involucrado, que han conocido y que han aprendido que todo tejado vacío puede ser un tejado solar. ¡Eso es energía comunitaria! Lo han llamado la Bandada Solar.

//platform.twitter.com/widgets.js

Un partido político financia su campaña con energía solar

Hace no mucho tiempo era corriente que los partidos políticos pidieran dinero prestado a los bancos para financiar su campaña electoral. La nueva política trajo consigo nuevas formas de financiación como las aportaciones ciudadanas, crowdfundings e incluso microcréditos. Pero el partido ecologista EQUO ha dado el paso más innovador de la política española, siendo el primer partido político de la historia que financia su campaña electoral mediante participaciones en plantas fotovoltaicas.

La operativa es sencilla. Se invita a la gente a participar en una planta de energía renovable y al mismo tiempo a financiar a su partido. El 5% de esa cantidad se convierte en una donación directa de la persona al partido. El otro 95% se convierte en una participación en una planta fotovoltaica comunitaria, que tiene una retribución por generar energía renovable y que reparte los beneficios entre los participantes.

Así es como más de 300 personas están financiando la campaña electoral de EQUO de forma voluntaria y al mismo tiempo están comprando de forma colectiva plantas fotovoltaicas. Es ejemplo claro de que la lucha contra el cambio climático puede ser transversal, sólo hay que echarle imaginación. Se llama Desobediencia EQUOSOLAR

Abrir un depósito solar, en vez de un depósito en el banco

12 millones de euros salen de los bancos y se transforman en energía solar gracias a más de 1.600 personas que participan en las 55 plantas fotovoltaicas comunitarias de Ecooo. 12 millones de euros se han materializado en lo que se llama inversión ética: instalaciones reales, que producirán energía limpia durante al menos 30 años, que sirven al bien común y que además son rentables. Se llama Camino Solar.

Así es como se han construido o bien se han comprado plantas fotovoltaicas existentes en buenas condiciones, para ponerlas a disposición de comunidades de personas, para repartir sus beneficios económicos y para poner su dinero a trabajar de acuerdo con su conciencia, en proyectos reales y productivos. Los bancos acumulan capital privado de millones de personas y lo utilizan para especular con la vivienda, los alimentos, las materias primas. Es razonable que cientos de miles de personas prefieran invertir en energía renovable, si además de ser rentable económicamente, genera un beneficio para la sociedad en la que viven. Igual que existe una conciencia de que los impuestos permiten pagar los servicios públicos, puede generarse una nueva conciencia de que los ahorros puedan estar al servicio de un mundo mejor.

32 personas montan un centro social de la energía y ecología

Si no existiera un centro social al servicio de las asociaciones, las cooperativas, los movimientos sociales que trabajan en el ámbito de la ecología, la energía y la economía entonces habría que crearlo. Dicho y hecho, 32 personas se unieron para hacer realidad este centro social en pleno centro de Madrid, contribuyeron a reformar un espacio alimentado con energía solar y biomasa, construido con los principios de la arquitectura bioclimática y un vivo ejemplo de lo que deberían ser todos los edificios.

Un año después, más de 250 actividades sociales han demostrado lo necesario que era un espacio así: encuentros de cooperativas energéticas, ruedas de prensa, conciertos, teatro social, asambleas, charlas, cursos, presentaciones de libros. Miles de conversaciones, de encuentros y de relaciones humanas han construido algo más fuerte que un edificio. Los espacios físicos de convivencia, compromiso y acción son facilitadores de la cultura del compartir, del apoyo mutuo y de la solidaridad, valores que son imprescindibles para afrontar el reto del cambio climático. La librería especializada en energía, ecología y economía complementa todo lo anterior. Se llama Savia Solar o Espacio Ecooo y de nuevo, surge de los valores comunitarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s